Dr. Edgar Cárdenas Castellanos - Cédula profesional 5551046 - Cédula de especialidad 8475864 - Certificación CONACEM 1731

La toxina botulínica, una de las sustancias más importantes en el campo del rejuvenecimiento facial.

A falta de un lifting quirúrgico, esta sustancia es la manera más popular para reducir las arrugas faciales.

La toxina botulínica puede ser utilizado como un tratamiento de la arruga para alisar:

Las líneas del ceño

Patas de gallo

Surcos de la frente

Bandas de piel en el cuello

Sonriendo, frunciendo el ceño, entrecerrando los ojos e incluso masticar; básicamente cualquier movimiento

facial puede conducir eventualmente a uno de los signos más comunes del envejecimiento:  arrugas.

 

Las arrugas pueden hacer que usted aparezca cansado o incluso enojado cuando usted no lo está. Uno de los remedios más rápidos y más seguros para eliminar las arrugas es una inyección de la toxina botulínica.

 

La toxina botulínica tipo A y toxina botulínica de tipo B son ambos sustancias purificadas, derivadas de una bacteria. Las inyecciones de esta sustancia bloquea las señales nerviosas musculares, que a su vez debilita el músculo de forma que no puede contraerse disminuyendo las arrugas faciales no deseadas.

 

La toxina botulínica puede combinarse con otros procedimientos cosméticos de la piel tales como los peelings químicos, rellenos dérmicos o microdermabrasión para mejorar aún más los resultados. Esta combinación de terapias puede incluso ayudar a prevenir la formación de nuevas líneas y arrugas

Cédula profesional 5551046

Cédula de especialidad 8475864

Certificación CONACEM 1731

Cédula profesional 5551046

Cédula de especialidad 8475864

Certificación CONACEM 1731